viernes, 29 de enero de 2010

Cuéntame que harás después que estrenes su cuerpo, cuando muera tu traviesa curiosidad. Cuando memorices todos sus recovecos y decidas otra vez regresar, ya no estaré aquí en el mismo lugar. Si no tiene más que un par de dedos de frente, y descubres que no se lava bien los dientes. Si te quita los pocos centavos que tienes y luego te deja solo tal como quiere. Sé que volverás el día en que ella te haga trizas sin almohadas para llorar. Pero si te has decidido y no quieres más conmigo, nada ahora puede importar. Porque sin ti, el mundo ya me da igual. Si te vas, si te vas, si te marchas mi cielo se hará gris. Si te vas, si te vas, ya no tienes que venir por mi. Si te vas, si te vas, y me cambias por esa bruja pedazo de cuero no vuelvas nunca más, que no estaré aquí. Toda escoba nueva siempre barre bien, luego vas a ver desgastadas las cerdas. Cuando las arrugas le corten la piel y la celulitis invada sus piernas. Volverás desde tu infierno, con el rabo entre los cuernos implorando una vez más. Pero para ese entonces, yo estaré un millón de noches lejos de esta enorme ciudad. Lejos de ti, el mundo ya me da igual.
A esa, que te aparta de mi, que me roba tu tiempo tu alma y tu cuerpo, ve y dile. Que venga, que tenga valor, que muestre la cara y que me hable de frente si quiere tu amor. A esa, que cuando está contigo va vestida de princesa. A esa, que no te hace preguntas y siempre está dispuesta. A esa vete y dile tu. Que venga, yo le doy mi lugar. Que recoja tu mesa, que lave tu ropa y todas tus miserias. Que venga, que se juegue por ti. Quiero ver si es capaz de darte las cosas que yo te di. [...] A esa, que le puede costar hacerte feliz una hora por día. A esa, no le toca vivir ninguna tristeza, todo es alegría.
He venido a decirte que aunque estés con otra siempre seré tu único amor.
Sé que me amas a mi, que no amas a otra. Que soy tu eterna enamorada, amor. Te he visto vagando con tristeza en tu rostro y un corazón destrozado a causa del dolor. ¿Por qué no vas y le dices hombre que no la amas a ella? No la engañes más. ¿Por qué no vas y le dices la verdad? De lo que ha sido y será, por siempre, tú unico amor. Te escribí escucha bien esta canción, que nace desde lo profundo del corazón. Por cada vida siempre hay una explicación, si yo te amo a ti y tu me dices no. Yo no comprendo si en verdad tu no la quieres o si en mi mente hay algo que me entorpece, hay algo dentro de mi alma que se desvanece porque tu no estás. [...] ¿Cómo le explico al corazón? Si el no quiere entender que en esto del amor, hay que saber perder. Sólo debo resignarme, eso lo sé. Baby, si tú sabes que sin ti yo no vivo, piensa que el orgullo ha sido TU peor castigo.
Siento que se va mi vida, que se va mi vida cuando pienso en ti, me siento morir el alma por tu amor. Ahora que me encuentro lejos y que la distancia me aparta de ti, a veces tengo momentos que deseo morir. A veces pienso que ya no me quieres, también sospecho muchas cosas de ti. Tomo el teléfono y trato de hablarte, tu no contestas y me siento morir. Siento que cuando te llamo mandas a tu hermana que vaya a contestar, para que tal vez me diga que andas ocupado y que no puedes pasar. Dime por qué me rechazas si te he demostrado que tú eres mi amor. Siento lástima de perderte, porque ninguna mujer te quiere como yo. No quiero perderte, no quiero olvidarte mira mi amor yo quiero es amarte hasta el final. Y no trates de ofenderte porque llegue a desconfiar de ti, entiende la soledad me obliga a hacerlo así. Es que yo siento perderte cuando más quiero saber de ti, y si te vas de mi vida para que vivir. Ahora si entiendes porque te reclamo y el motivo por que me siento mal. Que coincidencia cada vez que te llamo tu no contestas, me dicen que no estás.
Después de tanto tiempo que ha pasado te parecerá mentira, pero no me acostumbro. Parece como hubiera sido ayer ese primer día que nos vimos desnudos. Y siempre pensé, la vida debe de continuar. Pero sin ti, todo se quedó por la mitad. A medio vivir, a medio sentir, y se me pasa la vida y no encuentro salida sin ti. Después de tanto tiempo que ha pasado aun te espero como siempre, en el mismo sitio. Aun así logro sentir tu pecho presionado con el mio y tus latidos. Y cada vez, se me hace más difícil cada vez. Y es que sin ti, todo se quedó por la mitad. [...] Llevamos mucho tiempo hablando y no te seguiré aburriendo más con mi discurso. Solo te llamaba por si acaso tu también necesitabas; no está de mas, hablar de vez en cuando no está de más. Y es que sin ti, respiro con un solo pulmón. Y es que sin ti, todo se quedó por la mitad.
Incluso en estos tiempos veloces como un Cadillac sin frenos, todos los días tienen un minuto en que cierro los ojos y disfruto echándote de menos. Incluso en estos tiempos en los que soy feliz de otra manera, todos los días tienen ese instante en que me jugaría la vida entera por tenerte adelante. Incluso en estos tiempos de volver a reír con amigos, todos los días tienen ese rato en el que respirar es un ingrato deber para conmigo. Y se iría el dolor mucho más lejos si no estuvieras dentro de mi alma, si no te parecieras al fantasma que vive en los espejos. Incluso en estos tiempos triviales como un baile de disfraces, todos los días tienen unas horas para gritar, al filo de la aurora, la falta que me haces. Incluso en estos tiempos de aprender a vivir sin esperarte, todos los días tengo recaídas y aunque quiera olvidar no se me olvida que no puedo olvidarte.
Y no hay lágrimas
que valgan para volver
a meternos en el COCHE,
donde aquella noche
en pleno carnaval
te empecé a desnudar.
Estoy tratando de decirte que me desespero de esperarte, que no salgo a buscarte porque sé que corro el riesgo de encontrarte. Que me sigo mordiendo noche y día las uñas del rencor, que te sigo debiendo todavía una canción de amor. No corras si te llamo de repente, no te vayas si te digo piérdete. A menudo los labios más urgentes no tienen prisa dos besos después. Se aferra el corazón a lo perdido, los ojos que no ven miran mejor. Cantar es disparar contra el olvido, vivir sin ti es dormir en la estación.

jueves, 28 de enero de 2010

Puedo ponerme cursi y decir que tus labios me saben igual que los labios que beso en mis sueños. Puedo ponerme triste y decir que me basta con ser tu enemiga, tu todo, tu esclava, tu fiebre, tu dueña. Y si quieres también puedo ser tu estación y tu tren, tu mal y tu bien, tu pan y tu vino; tu pecado, tu Dios, tu asesino. O tal vez esa sombra que se tumba a tu lado en la alfombra, a la orilla del a chimenea a esperar que suba la marea. Puedo ponerme humilde y decir que no soy la mejor, que me falta valor para atarte a mi cama. Puedo ponerme digno y decir: Toma mi dirección cuando te hartes de amores baratos, de un rato me llamas. Y si quieres también puedo ser tu trapecio y tu red, tu adiós y tu ven, tu manta y tu frío; tu resaca, tu lunes, tu hastío. O tal vez ese viento que te arranca del aburrimiento y te deja abrazado a una duda, en mitad de la calle y desnuda. Y si quieres también puedo ser tu abogado y tu juez, tu miedo y tu fe, tu noche y tu día; tu rencor, tu por que, tu agonía.

lunes, 25 de enero de 2010

No hay mal que dure cien años, ni cuerpo que lo resista.

Me enamoré de ti, por eso yo sufrí. Tu me hiciste infeliz, y hoy te burlas de mi. No hay mal que dure cien años, ni tu amor que hace daño impedirán que yo tenga un nuevo amor. Me mentiste y esa noche con otra tu me la hiciste, no te importo ni siquiera que tu me viste. Y mucho menos que a mi corazón heriste. Todo este tiempo que estuviste conmigo de tu parte solo recibí castigo, yo te amé tanto el señor es testigo, no quiero ser ni siquiera tu amiga. [...] Ojalá que puedas conseguir, alguien que si te haga muy feliz y que en nada se parezca a ti, porque ahí te acordarás de mi.
Si tu me amaras yo te haría sentir que soy digna de ti, y que eres lo único para mi. Si tu me amaras volvería a nacer, descubriría mi alma un nuevo amanecer. Mi corazón cansado por fin tendría un hogar y habrían mil motivos para despertar. Mi vida empezaría al verte llegar, porque mi pasado estaría ya de más. Sin culpables a todo yo renunciaría, por tu amor yo mataría y moriría. [...] Relevaría mis anhelos y hasta mis manos tocarían el cielo, cómplices serían tus brazos de mis logros y fracasos. Te adoraría toda la vida, si tu me amaras.
Basta! no quiero sufrir más por ti, porque siento que hoy estás aquí para verme morir. Déjame sola, para desahogarme con mi llanto. Porque así a nadie estorbo, cierra la puerta y déjame aquí. Déjame morir, para olvidarme de tus besos. Porque al saber que ya estoy muerta, te arrancaría de mi pecho. Te voy a extrañar aunque desde el cielo yo te observaré. Romperé a llorar, pero es lo único que podré hacer. Cuando estés con ella, me partirás el alma pero aguantaré, porque dentro de ti siempre estaré.
Estoy pensando en ti, en todo lo que viví y sin ti no puedo seguir. Nadie ha podido igualarte, es que tú eres único, jamás podría cambiarte. Sigues siendo el que yo más quiero, el que tanto amo, el dueño de mis sueños. Cada vez que se amanece le doy gracias al señor por permitirme que tú estés aquí. Porque sería doloroso que un día tu partieras y me dejarás aquí sin ti. Porque sin ti, yo no se vivir. Ay no podría escribir, es que tú me haces falta para seguir. [...] Parece mentira, pero cada vez que yo pienso en ese niño me da vida. Al mirarlo a los ojos se cumplen mis fantasías, se llena todo mi cuerpo de una extraña energía, que hace que me enamore cada día.
Como quisiera hoy decirte que de hace tiempo yo me muero por tu amor, que desde lejos quisiera abrazarte. Se que te has dado cuenta en mi mirada, lo que yo sufro por ti, es ahora que me ahoga el sentimiento. Desde hace tiempo estoy enamorada tuyo, y tu no sabes pues siempre lo he ocultado con temor. [...] Sigo observando desde lejos como te hacen daño, y yo aquí esperando por tu amor. Sigo observando desde lejos como te hacen daño, esperando que tu te des cuenta de mi amor.
Te quiero tanto que yo daría mi vida, sin decirte mentiras tan solo por verte sonreír. Porque veo en tu risa tantas cosas bonitas, por las que soy feliz. Es que tu eres tan lindo, que no veo la salida si me quedo en el mundo sin ti. Pero si estas cerquita, con besos y caricias te apoderas de mi. Y tengo en mi corazón un graffiti dibujado por ti, con lindas frases de amor que me encantan y me hacen tan feliz. Y ahora te quiero tener conmigo para toda la vida, porque yo sueño vivir contigo. Eres tan lindo que yo se que hasta el cielo, se ha llenado de celos sin querer tantas veces por ti. Hoy que tus ojos negros, los mas lindos luceros brillan solo por mi. Y yo también lo entiendo, porque sus sentimientos me ha tocado a veces compartir. Pero tu con tus besos, acaban con los celos que a mi me hacen sufrir. Y tú eres lo mejor que sin dudas me ha pasado a mi, eres la única razón que yo tengo para ser feliz..
Ya no yo no voy a sufrir, ya yo no voy a llorar. Si usted se fue y se marchó, aquí el amor se acaba. Se va el amor, cuando el amor se acaba. Se va el amor, ya nuestro amor se acabó. Quizás fueron las noches sin calor, sin pasión o aquella luz que alumbraba que ayer se apagó. Cuando se va el amor, es mejor que se vaya. Para que la batalla? Si el amor se acabó. [...] Uno no tiene la culpa si el corazón se cansa de llorar y llorar, de sufrir y sufrir. Porque el tiempo que te amé, yo te amé sin medida. Tu me dabas caricias y yo correspondía.
Eres tú el culpable de mi sufrimiento, eres tú el que se ha reído todo el tiempo de mi amor y de todo lo que te brindé yo. Pero ya verás tú no jugarás, cuando a ti te engañen tu la pagarás. Cuando sufras mucho como sufrí yo. Ya lo verás la pagarás, cuando te engañen sentirás lo que he sentido yo. Ya no tendrás con quien jugar, búscate otra que se preste al juego de tu amor.

viernes, 15 de enero de 2010

Se pierde el verano y también la esperanza de volver a verte, amor. Y pronto el invierno matará el recuerdo,
de algo que nunca será
. Se quedó el perfume de tu piel de sal y es fuego mi sangre, amor. Nunca me llevé
con el dolor de esperar que no volvieras, amor. Me da igual todo, todo me da igual. Me da igual buscarte o
perderte me da igual
. Me da igual si llueve, si hay sol; si hay frío o calor, me da igual. me da igual quedarme
o irme, me da igual llorar, reirme. Me da igual, si tu no estás. No olvido tus besos y en las noches tristes,
si me ven con otro, amor, es para vivir apenas un minuto, un minuto más sin ti.

domingo, 10 de enero de 2010

Me hice promesas, yo misma me juré olvidarte. Y no tuve fuerzas, solo las tengo para amarte. Amame, por favor o arrancame el corazón. No ves que me mata el silencio mientras callas, no se como pedirte mas que NO te vayas.
~ Porque después de tanto me duele mas que nunca? Cuando pienso en ti... aquellas veces que me hacias sentir como si viajara al mundo contigo.
Hoy es el día en que yo me voy a olvidar de ti, bartender pasame otro tequila que no aguanto, me ahogo en llanto. Y por eso esta es la perfecta ocasión para yo olvidarme de el y sanar este dolor. Hoy yo voy a olvidar todas las penas, ahogar mi dolor en una borrachera. Bartender dame otra botella, hoy es el día que me voy a olvidar de el. Yo quiero borrar cinta hasta que ya no resista, a veces los hombres no son como pintan. Y sabrá Dios si amaré a otra borracha, o un mexicano, o un catracha. Si él se fue y no volverá, que se supone que haga yo? Si aunque no la quiero olvidar, no puedo con este dolor. [...] Nunca había conocido un hombre tan guapo, algo de ti hay que me mata, me arrebata. [...] Me acuerdo ese momento cuando estábamos juntos, de tanta bebedera ay me tiene confusa. Yo todo te he dado, tu que crees que es justo. Hoy tengo que vacilar, para olvidarme de el. HOY POR TI NO VOY A LLORAR MÁS, NO VALE LA PENA, NOOO
Cómo duele, hoy te extraño más que nunca y no estás aquí. Lentamente, hoy me va causando tanto daño, que no sé vivir. Y se me va la voz si no tengo tus ojos, y no siento el calor. Si esas noches no son mías, y no estoy junto a ti. La razón para vivir, de rodillas junto a ti. Y se me va la voz, pensando que te has ido hombre. Y no siento el calor, el calor de lo prohibido. Y entrégamelo todo, que todavía llevo dentro la razón de ese recuerdo.




Nadie podrá quererte igual, nadie podrá hacerte sentir que se te acaba la vida en un instante. Conozco el olor de tu piel, lo he visto en cada anochecer, te vi sufrir tantas noches entre mis brazos. Y ahora dices que te vas, que necesitas libertad; para pensar, para saber si estás enamorado. Dime porque esa estupidez, hoy ya no piensas como ayer, dime en verdad que es lo que pasa. Aunque te marches has de saber que siempre aquí te esperaré, aunque se rían de mi y digan que estoy loca. Soy loca por quererte así y nunca lo podré cambiar, estas clavado en mi pecho para siempre. [...] Dime, si ya has dejado de amarme. Dime, porque quieres escaparte. Si nadie como yo conoce el fuego de tus besos que me queman cuando los recuerdo. Dime, dime cual es el motivo. Dime, es que sin ti ya no vivo. Dime si hay alguien más que te ha visto dormir y te ha acariciado dormido.
¿Qué es lo que quieres? Deja de jugar. Niño me tienes ahí delante. Estoy cansándome, déjame ya! No queda nada por hacer. Ya te has reído de mi bastante y no lo vas a hacer ya más. A ti se te ha cruzado el cable, eso es lo que te pasa. Desaparece, sólo espero no volver a verte. Y si te encuentro, ni me mires que no quiero cuentos. Desesperado, has jugado y te has equivocado. Y me has jodido, eres lo peor que he conocido. Ya me he cansado, esto se acaba aquí. Niño, que te aguante tu madre. Te has creido que te ibas a reír, pero ese plan no salió bien. Vas a quedarte muy muy solo y me las piro ya de aquí. Cabréate, ponte a la cola. A ver qué dices, guapo.

sábado, 9 de enero de 2010

Te di la vida en cada abrazo, creí que eran firmes nuestros lazos. Ayer como a las 10 me pusiste el mundo al revez, no hay después. ¿Que será de ti? Si aun sigues siendo mio. Dime como harás para sacarte de mi amor. En 2 minutos me dirás adiós pero se, que aun sigues siendo mio. Me das la espalda con desprecio, te vas pero lloras en silencio. Yo te conozco bien, jamás seré un recuerdo para ti, deja ya de fingir. ¿Que será de ti? Si aun sigues siendo mio. Dime como harás para sacarte de mi amor. En 2 minutos me dirás adiós pero se, que aun sigues siendo mio. Te estaré esperando, no me importa cuando bajarás a ver la realidad, solo hay una verdad. [...] Soy dueña de tus días, no te engañes vida, YA VOLVERÁS ARREPENTIDO.
Traté de que el corazón no me diera explicación, para no derramar lágrimas en tu honor. Traté de que la razón me llevara al buen camino, ella me presentó al vino al que agradecida estoy. Y hoy resulta que ayer la princesa se hizo reina, aquel cepillo sin dientes hoy es el que mejor peina. Ya no deshace el sommier aquel amor tan fugaz, que en ese cuarto de hotel se declaraba inmortal. Cuando las estrellas iluminan mi pasado, puedo verte de rodillas pidiéndome que vuelva. Y hoy en mi ventana veo llover sobre mojado, me siento un niño indefenso en medio de la selva. Traté de que mis ojos no te vieran tan lejos, pero siempre será así mi triste porvenir. Traté de que mi pasión, se perdiera entre el montón; pero siempre será igual, siempre se volverá al primer amor. []
¡ CONTRA MI MUNDO POR VOS !

Después de tantas noches de dolor y de rogarte solo por amor, después de haber jugado con mi corazón, de haber acabado con mi ilusión. Pues vienes a pedirme a mi perdón y que deje atrás todo tu error. Pero ya no, hoy te digo adiós. Ma, tu sabes que contigo no fui malo, muchas cosas hice por tenerte aquí a mi lado. Y tu me fallaste, conmigo jugaste. Y ahora tu pretendes que olvide todo el pasado. Papi yo te juro que pa atrás yo no vuelvo. Dices que me quieres, pero ya no te creo. No pidas perdón porque ya no puedo. Búscate a otra pa que siga con tu juego, nos vemos!. [...] No sigas buscándome, entiéndeme, lo nuestro se acabó porque no puedes comprender que ya bastante lloré, mucho te aguanté. No me digas nada y solo márchate. Que no puedes comprender? Que hoy te digo adiós y que te valla bien.
Si es cuestión de confesar no se preparar café y no entiendo de futbol. Creo que alguna vez fui infiel, juego mal hasta el parques y jamás uso reloj. Y para ser más franca nadie piensa en ti como lo hago yo, aunque te de lo mismo. Si es cuestión de confesar nunca duermo antes de diez, ni me baño los domingos. La verdad es que también lloro una vez al mes, sobre todo cuando hay frío. Conmigo nada es fácil, ya debes saber, me conoces bien. Sin ti todo es tan aburrido. El cielo esta cansado ya de ver la lluvia caer, y cada día que pasa es uno más parecido a ayer. No encuentro forma alguna de olvidarte porque seguir amandote es inevitable. Siempre supe que es mejor cuando hay que hablar de dos empezar por uno mismo. Ya sabrás la situación, aquí todo está peor. Pero al menos aún respiro. No tienes que decirlo, no vas a volver, te conozco bien. Ya buscaré que hacer contigo.

viernes, 8 de enero de 2010

Se me acaba el argumento y la metodología, cada vez que se aparece frente a mi tu anatomía. Porque este amor ya no entiende de consejos y razones. Se alimenta de pretextos y le faltan pantalones. Este amor no me permite estar en pie, porque ya hasta me ha quebrado los talones. Aunque me levante, volveré a caer. Si te acercas nada es útil para esta inútil. Bruta, ciega, sordomuda; torpe, traste, testaruda. Es todo lo que he sido, por ti me he convertido. En una cosa que no hace otra cosa más que amarte. Pienso en ti día y noche, no se como olvidarte. Cuantas veces he intentado enterrarte en mi memoria, y aunque diga ya no más es otra vez la misma historia. Porque este amor siempre sabe hacerme respirar profundo, ya me traje por la izquierda y de pelea con el mundo. Si pudiera exorcizarme de tu voz, si pudiera escaparme de tu nombre, si pudiera arrancarme el corazón y esconderme para no sentirme nuevamente. [...] Ojerosa, flaca, fea, desgreñada; torpe, tonta, lenta, necia, desquiciada. Completamente descontrolada. Tú te das cuenta y no me dices nada. Se me ha vuelto la cabeza un nido, donde solamente tú tienes asilo. Y no me escuchas lo que te digo, mira bien lo que vas a hacer conmigo.
No vas a poder sacarme de tu vida, no vas a poder si me amas todavía. No podrás olvidar a la que te enseño a amar y aquellas noches de pasión que yo te supe dar. No podrás olvidarme, de tu mente sacarme y aunque estés con otra no podrás borrarme.
Espero que guardes de mi algún recuerdo, yo por mi parte prefiero renunciar. Te vas porque quiero que escapes de este infierno, no puedo pactar con sangre nuestro final. Yo no puedo seguir con este juego, no quiero morir de nuevo mil veces. Después de los dos no habrá, ni una palabra. Ya nada quedará, solo una lágrima. Después de morir por ti, y resucitar. Ya nada queda, ya nada nos queda. Prefiero morir de amor, que vivir así. Quisiera morir de amor, que seguir, agonizando entre tus brazos. No digas palabras que se las lleve el viento, no quieras jugar al fantasma que nunca se va. Quiero que salga de nuevo el sol de invierno, tal vez debería dormir sin despertar.
Aunque esté tan sola no me siento tan mal, la señal de alarma debería sonar. Tengo que empezar a preocuparme o tengo que dejarme. Aunque me cueste lo conseguiré, en unos días más te olvidaré. PERO TE JURO QUE NO PUEDO MÁS DISIMULAR FELICIDAD. Si tú no estás nada es igual. Todos los lugares me recuerdan a ti, las canciones tristes se parecen a mi. No va a ser fácil deshacerme de lo que viví. He pensado mucho en nuestra separación, creo aparento que ha sido lo mejor. Pero me estremezco cuando siento tu ausencia en las mañanas. [...] Quisiera yo poder borrarte totalmente de mi mente, para poder volver a verte por primera vez.
Vete de aquí que ya no aguanto el dolor, de ver tu cara con media sonrisa que odio me da tu expresión. Vete de aquí, fuiste tan bestia al hablar. Que poco tacto has tenido sabiendo que no te he dejado de amar, vete de aquí. Si te vas yo creo que sería mejor, que la despedida sea rápida y definitiva. Ya viví ensayos de separación, esta vez estoy dispuesta a todo para acabar con vos. Vete de aquí, creo que me hago entender. Que cara tienes venir a decirme lo que ahora yo tengo que hacer. Lo que yo haré, me lo sugieras o no. Es obligarme del todo a olvidarte, limpiar de mi cuerpo tu olor, vete de aquí.
Déjalo así mi amor, no quiero más excusas por favor. Cuanto tiempo hemos sido, uno los dos? Me preguntan a mí contestas vos. Y es que tú, no eras tú sin mi no. No eras nada ni yo existía sin tu compañía. Corazón dame algo de razón, hemos perdido personalidad en esta relación. Esta noche te lloraré tanto que te irás de mi. Limpiaré con lágrimas la sangre que ha corrido aquí. El cd que habíamos compilado para hacer el amor, ayer fue mi disco favorito y hoy es lo más triste que oí. Hoy por primera vez yo te confesaré que me cuesta dejarnos y que no sé, en cuanto tiempo me acostumbraré. Nunca fui dependiente de mi, más que lo fui de ti. Te entregaste enamorado al juego. Y aunque no ha estado nada mal, yo me quiero escapar. Recuperemos nuestra libertad. [...] Nos pasábamos noches enteras escuchándolo, por momentos no escuchaba más que tú pasión. Pero ahora que me dices esto debo reconocer, que quiero volver a ser de mi ya no me acuerdo como era ayer. [...] Yo te juro que no, no te guardo rencor. Sólo quiero volver a ser esa chica que te presenté. [...] Lo más triste que oí fue tu adiós al partir. Y con esta canción me desprendo de ti.
Que tonta que fuí, que tarde caí; como me mentiste, como te creí. Parece que es fácil para ti hacerle a cualquiera lo mismo que a mi. Me hiciste pensar que me ibas a amar, que me adorarías y ahora te vas. Pedirás hablar, te disculparás, lloraras un poco y te marcharás. Yo voy a decir que no, que no te disculpes. No ves que me humilla que me pidas de rodillas, por favor. Comprendo que tu juego cubrirte tras un velo provoca sensación ambigua en mi, hazme un favor ahora si no es verdad no llores. Al menos sé algo honesto en el final. Si estás hablando enserio prefiero que te apures, quedemos en no vernos pero ya. No puedo soportarlo, al fin me estás dejando, quisiera irme antes de llorar. Conversar así me pone muy mal, nos miro de afuera, me salgo de mi. Y mientras los dos hablamos demás, empiezo a olvidarte y empiezo a pensar. Que triste se ve, que poco cordial, que te hagas el mártir, que quieras hablar. De que en realidad no es que no me amas, pero la mentira te cansa de más. [...] Por favor, debí suponerlo yo. De tarde cuando llamaste sentí que me dejarías hoy. Pero no, no es hoy la primera vez. Hace ya bastante tiempo que espero que llegue este momento. Sabes que? No voy a dejarte ir. No voy a dejar que todo resulte tan fácil para ti. Trataré de besarte antes de partir, haciendo a un lado tu pelo y acercándote hacia mi.
Nadie pensó pero sucedió lo que temíamos que pasara entre tu y yo. No se planeo, ni siquiera lo vimos venir. Pues era tan obvio que nos sorprendió a los dos. Y cada vez que me llamas se agita mi mundo y vuelvo a soñar. Y cada mañana desde mi ventana yo quiero gritarte, así quede mal. Que me faltas, que me faltas, cada noche. Que estoy sola, sin ti no puedo seguir, me muero de amor por ti.
Tú, llegaste a mi vida para enseñarme. Tú, supiste encenderme y luego apagarme. Tú, te hiciste indispensable para mi. Y, con los ojos cerrados te seguí. Si yo busqué dolor, lo conseguí. No eres la persona que pensé, que creí, que perdí. Mientes, me haces daño y luego te arrepientes. Ya no tiene caso que lo intentes, no me quedan ganas de sentir. Llegas, cuando estoy apunto de olvidarte. Busca tú camino en otra parte, mientras busco el tiempo que perdí. Y hoy estoy mejor sin ti. Voy, de nuevo recordando lo que soy, sabiendo lo que das y lo que doy, en mí no queda espacio para ti. Y, el tiempo hizo lo suyo y comprendí, las cosas no suceden porque sí. No eres la persona que pensé, que creí, que perdí.
Sé que me enamoré, yo caí perdida sin conocer. Que al salir el sol, se te va el amor. Duele reconocer, duele equivocarse y duele saber, que sin ti es mejor, aunque al principio no. Me perdí apenas te vi, siempre me hiciste como quisiste. Porque siempre estuve equivocada y no lo quise ver, porque yo por ti la vida daba, porque todo lo que empieza acaba. Porque nunca tuve mas razones para estar sin él, porque cuesta tomar decisiones, porque se que va a doler. Y hoy pude entender que a esta mujer, siempre la hiciste inmensamente triste. Hoy que no puedo más sigo decidida a dejarte atrás, por tu desamor lastimada estoy. [...] Si así me sentía no sé por qué seguía apostándole mi vida a él.
No estoy acostumbrada, mi primer día sin ti. Que aun digo nosotros cuando estoy pensando en ti. Cuando terminó el verano todo parecía bien, y ahora pienso en todo eso que hablamos sin saber. Que pronto te marcharías sin ninguna explicación, quizás te parezca fácil que soporte este dolor. Olvidaste algunas cosas en tu rápido partir, y ahora son como tesoros que conservo para mi. Nunca me dijiste nada acerca de tu pasión: seducir hasta ganarla, y después decir adiós. Sabías que te marcharías sin ninguna explicación, quizás te parezca fácil que soporte este dolor que cargué con tu dolor. Porque este es mi primer día sin verte, este es mi primer día sin ti. Y la habitación se me hace gigante, me siento tan pequeño si no estás aquí. No lo puedo entender! Cuando terminó el verano todo parecía bien, pero no me daba cuenta, yo confiaba sin saber.
Me vas a recordar sin medida y sabrás que mi amor no se olvida. Podrás estar en otros brazos pero en mí pensarás paso a paso. Porque yo voy a estar en tus sueños y por siempre seré yo tu dueña. Amor, me vas a recordar. Amor, toda la vida. Amor, con quien me olvidarás? Si eres tan mío que mis besos seguirán siendo tu fuego, mi piel extrañarás cada segundo. Podrán ofrecerte otros mundos, pero yo seguiré en tus recuerdos. Llamarás a otro amor por mi nombre y sabrás que ninguna es la mujer.
Yo daría lo mejor de mi vida por estar con vos y podría reparar mi alma herida a la luz del sol. No es tan cierto que yo vivo como quiero, más bien hago lo que puedo viviendo a la sombra de tu amor. Las miradas que cruzamos son palabras con el corazón, no hay secretos, tengo el cielo por mirarte y ningún dolor. Sin embargo, sigo siendo una distraída como cuando era una niña, dejando mariposas escapas. Si te vas no tengo nada, si te quedas puedo hasta el mundo cambiar. O quizás no habré crecido, dejando mariposas escapas.